Brasilia y San Pablo por Gustavo Minas

Una recorrida por los colores y la gente de Brasil a través de la cámara del fotógrafo Gustavo Minas. 

 

Nacido en 1981 en Cássia, Minas Gerais, y fotógrafo profesional desde 2009, Minas trabaja actualmente como periodista y fotorreportero independiente. Desde 2014 vive en Brasilia, la capital del país, una ciudad a la que define como una de las más peculiares del mundo.

Fue precisamente en esa urbe diseñada en los años 50 por los arquitectos modernistas Oscar Niemeyer y Lúcio Costa en donde Minas realizó uno de sus proyectos más destacados, al retratar el tránsito de miles de personas que circulan diariamente por la estación de micros de larga distancia Rodoviária del Plan Piloto, ubicada en la avenida principal de la ciudad, el Eje Monumental (Eixão Monumental), también conocida como Esplanada dos Ministerios.

 

Especialista en fotografía callejera, en la obra de Minas está muy presente el uso del reflejo y el color como recurso para resaltar las caras, las situaciones y el movimiento cotidiano de las ciudades.

Esta es una selección de su trabajo, que incluye también una serie de retratos de San Pablo, tomada entre 2009 y 2014.

San Pablo 

«De San Pablo, como de cualquier metrópolis, me interesan el caos, la diversidad de gente y la posibilidad de estar en medio de una multitud y observarla», dice Gustavo Minas,

 

«Es difícil hablar de una sola San Pablo, porque es muy diferente de un barrio a otro. En el centro es bastante gris, aunque con toques de color y arte callejero. Puede ser una ciudad muy melancólica o muy vibrante, todo depende de tu estado de ánimo. Aunque lamentablemente hay cada vez más gente en situación de calle. Cada vez que vuelvo pareciera haber más»

 

 


Brasilia

«Me mudé para acá en 2014. Es probablemente una de las ciudades más peculiares del mundo. La zona del centro, que va desde Rodoviária a Esplanada dos ministerios, es igual a cualquier ciudad del mundo. Pero después tenemos, dentro del Plan Piloto, zonas residenciales bien arboladas, con su pequeño centro comercial cada una.

Brasilia es una ciudad bien extendida, sin muchas aglomeraciones, a excepción de Rodoviária. El transporte público no funciona mucho, y la mayoría de la gente necesita auto para moverse. Buena parte de los comercios están en los shoppings, por eso muchas calles suelen estar vacías. Es un gran desafío hacer fotografía de calle en Brasilia.

 

Rodoviária

«Al principio, me aburría bastante la dinámica del Plan Piloto y extrañaba la vida de San Pablo. Por eso empecé a irme a fotografiar a la periferia, donde vive la mayor parte de la gente que trabaja en el centro. Y como siempre tenía que pasar por Rodoviária, hacía algunas fotos, no muchas. Después de un año empecé a ver esas imágenes y vi que tenían algo particular, me gustaban la luz y la circulación de personas, tenían algo.

Entonces empecé a ir y retratar la estación a través de las vidrieras de los cafés y los micros, y conseguí mostrar no solo lo que había adelante de la cámara sino también atrás.

 

Más allá de la cuestión estética, creo que es simbólico que un lugar tan caótico y desordenado como Rodoviária quede tan cerca de la Esplanada dos Ministérios, donde están los edificios de gobierno y donde se concentra el poder del país, un lugar tan limpio y aséptico, al menos en la superficie. Para mí es una metáfora de las contradicciones de Brasil.

 

 

 

Más de Gustavo Minas:

Más de Fotografía en Bache

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba